5 películas para reflexionar

Hacía tiempo que no encadenaba, ojiplática, una película tras otra, de esas que te dejan días reflexionando. En concreto, las culpables de ello han sido estas cinco películas que hoy comparto con vosotros y que, a priori, no tienen nada en común ni por su historia, ni por su ambientación o temporalidad:

  1. The danish girl / La chica danesa (finales de los años 20)
  2. We need to talk about Kevin / Tenemos que hablar de Kevin (Actualidad)
  3. The diary of a teenage girl / Diario de una adolescente (Años 70)
  4. The lobster / Langosta (Probablemente el futuro…)
  5. Yves Saint Laurent (En su mayoría, finales de los 60, principios de los 70)

5 Películas para reflexionar

Sin embargo, lo que, bajo mi punto de vista, hace de esta selección 5 películas para reflexionar es la peculiaridad de sus personajes. La trastienda. Las inquietudes, los deseos, pasiones y frustraciones que a todos ellos los hacen personajes fuera de lo habitual.

Unas más realistas y biográficas -como La Chica Danesa o Yves Saint Laurent- y otras más introspectivas, cuyas fuentes de conflictos son las relaciones interpersonales -como Tenemos que hablar de Kevin, Diario de una adolescente y Langosta-. En todas ellas, al final, la mente individual y la social se convierten en nexo y el detonante de cada lucha por ser feliz.

En La chica danesa, no sólo se habla de la primera historia contada de la transexualidad, sino de la autoaceptación y aceptación ajena por lo diferente, y la consecución de la felicidad que sólo uno mismo puede alcanzar. La sensibilidad entre sus dos personajes principales es todo un espectáculo plasmado fotograma por fotograma, como si de una obra pictórica se tratara.

Tenemos que hablar de Kevin, por otro lado, está basada en la novela del mismo nombre, en la que nos encontramos con una peculiar relación entre una madre -una soberbia Tilda Swinton– y un hijo -un prometedor Ezra Miller– condenados a entenderse, a pesar de las maléficas pasiones que mueven a este último.

Diario de una adolescente es la transgresora historia de una adolescente de 15 años, que en el San Francisco de los 70 deja rienda suelta a sus inquietudes sexuales, artísticas y experimentales. Su relación con el novio de su madre marca su paso de niña a una mujer con un mundo interior excepcional.

Langosta, dirigida por el griego Yorgos Lanthimos, es quizás la cinta más surrealista de esta lista. Ambientada en una sociedad con un fuerte halo de deshumanización, su protagonista -encarnado por un increíble Colin Farrell-se ve envuelto en una encrucijada por encontrar el amor en un hotel, en el que son apartados todos los solteros con la misma condena. Si durante su estancia no logra su cometido, se convertirá en el animal que al inicio eligió, la langosta. 

Sin lugar a dudas, ésta ha sido la película que más me ha hecho reflexionar. Cómo somos socialmente marcados por las relaciones o no relaciones sentimentales. Simplemente, vedla. Y ya que estáis, no os perdáis la anterior película del mismo director, Canino.

La historia de Yves Saint Laurent. Un personaje que, personalmente, no conocía en profundidad y cuya vida plasmada en esta gran y bellísima película, también esconde, entre el triunfo y el arte, las frustraciones de un creador que rozan la locura en busca de la autenticidad y la felicidad.

En definitiva, son todas historias que seguro te harán pensar e, incluso, con las que te podrás sentir identificado, porque todos buscamos la felicidad.

¡A reflexionar sea dicho!

Anuncios